Fiestas Brasileras » Carnaval »
Carnaval en Recife & Olinda



El Sábado que precede al carnaval en Recife la gente se despierta temprano. Apenas el sol se levanta, una procesión invade las calles en dirección al centro de la ciudad para reunirse en uno de los más tradicionales y característicos carnavales de todo el mundo, considerado el carnaval del pueblo, de la gente. A las 7 de la mañana ya se escuchan los primeros acordes del original ritmo "frevo" y empieza el desfile del "Gallo de la Madrugada", principal símbolo del carnaval de la provincia de Pernambuco y publicado en el Guiness Book como el grupo más numeroso de "foliões" (nombre que se le da a los integrantes de la comparsa), pues reúne cerca de un millón de participantes.

La fiesta de Recife es sobre todo famosa por la diversidad de ritmos musicales que la caracterizan: el frevo, el maracatú, el caboclinho, la ciranda, el coco, el samba , el rock , el reggae y el mangue beat. Animan la fiesta, aparte de los miles de espectáculos, 430 grupos de Carnaval y cerca de 180 artistas.

En vez, en Olinda, el carnaval comienza una semana antes de la fecha oficial. La gente va y viene por las callejuelas coloniales con gran entusiasmo, atrás de los tradicionales muñecos gigantes. La transgresión, la creatividad y la alegría, rinden al carnaval de Olinda un buen puesto entre los más conocidos y concurridos. La fiesta de Olinda preserva aquellas que son las más autóctonas tradiciones populares pernambucanas. Grupos de frevo, maracatus, caboclinhos y afoxê, cuyas manifestaciones son testimonio vivo de la mezcla de costumbres y tradiciones entre negros, blancos e indios; y que conforman la base del pueblo y cultura brasileña. La característica principal del carnaval de Olinda consiste en los pequeños blocos o grupos con fantasías hechas por cada integrante y los enormes muñecos con 5 metros de altura que invariablemente representan a figuras famosas en forma cómica.

Es una fiesta popular para todas las edades: ancianos, jóvenes, adultos y niños sacan a relucir sus máscaras y alegría mientras desfilan por las calles antiguas de Olinda y Recife.